dimarts, 3 d’abril de 2012

Reflexió TIQQUM

<< Prisionero en la trivialidad de la existencia cotidiana, el hombre vive bajo el imperio impersonal del 'se' ( das man): yo me veo obligado a trabajar, a vivir e incluso a sostener determinados puntos de vista porque así se trabaja , se vive y se piensa.>> (Heidegger). Los rasgos de la existencia impropia, inauténtica y banal según Heidegger son tres: la falsa curiosidad o afán de novedades por las que el sujeto salta de una cosa a otra incapaz de detenerse y sin profundizar en nada; la palabrería que consiste en hablar de las cosas sin entenderlas y asumirlas, repitiendo simplemente lo que se dice y se oye; y el equívoco en el cual no se sabe qué se comprende y qué no se comprende, todo tiene aspecto de genuinamente comprendido, cuando en el fondo no lo está.

De la introducción a los primeros materiales para una teoría d la Jovencita. Tiqqum

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada